Fra Marijan Baldo Zlovečera, siete años sin él.

Publicado por



Fra Marijan Zlovečera nació un 18 de octubre de 1933 en Konavlje.
Formó parte del ejército en Kosovo donde, luego de dos años, el Tribunal Militar de Nis lo condenó a cinco años de prisión por negarse a testificar en contra de sus profesores y en contra del Cardenal Alojzije Stepinac. La sentencia se llevó a cabo, un año en Nis y Pozarevac y cuatro años en Goli Otok. Tomó los hábitos el 23 de febrero de 1961 en la isla Kosljun, donde fue bautizado como Fra Marijan. Su nombre de bautismo era Baldo.
Estudió teología en Samobor, Zadar y Siena (Italia)

A la Argentina llegó en 1968 y estuvo aquí 16 años. Se hizo cargo de la pastoral de los jóvenes y adultos inmigrantes que vivían en Buenos Aires. Escribió muchos artículos para el diario católico croata “Nasa ognjista”. Con ayuda de Fra Lino Pedisic, de los frailes de Zadar y de los croatas de Argentina construyó el primer centro catolico croata de Argentina, Sveti Nikola Tavelic.
Fue transferido a Sudáfrica y luego a Cavtat. Hace unos años publicó su libro “Na gumnu zla” (Sobre la era del mal) en donde cuenta su vida en la cárcel de Goli Otok.
Falleció el 2 de setiembre del 2012 en Cavtat, Croacia.

A continuación y, a modo de homenaje, publicamos las palabras de algunos amigos que lo conocieron durante los años que vivió en Argentina.

Los que rondamos la década de nuestros sesenta años, conocimos a p. Marijan en plena adolescencia. Chocamos al principio con su imperativo de “se puede/hay que” tan molesto para nuestra rebeldía adolescente. Sin embargo, qué importante fue este imperativo en nuestra maduración como personas. Supo leer más allá de nuestra mera apariencia, supo alentarnos a superar nuestra timidez y hablar frente a los demás, a que expresáramos nuestras ideas. Nos marcaron las conversaciones que solíamos tener con él ya sea en los campamentos, en las reuniones de la uprava del drustvo, en las misas de campaña que hacían referencias a los problemas que tuvimos ese día en el campamento y más de una vez fueron como un espejo en el que nos veíamos reflejados. El bendijo muchos de nuestros matrimonios, bautizó a varios de nuestros hijos. Su inteligencia y vasta cultura incentivaron nuestro interés en los más variados temas, desde la cultura croata hasta la espiritualidad. Reconocemos la grandeza de una persona por las huellas que deja en la vida y así es con p. Marijan: dejó sus huellas en la vida de muchos. Ahora descansa junto a su Creador.
Marija Kolakovic, Jurica Gadze, Hrvoje Spanje, Jurica Dragicevic


Fue una figura relevante, con una personalidad intensa como intenso era todo lo que emprendía. Se destacaba en el arte como pocos. Cantaba, pintaba, escribía, el arte fluía de él con naturalidad, Tejar es prueba concreta de su creatividad y su genio.
Actuó a la manera de una usina. Era un generador de grupos, de actividades, de situaciones, de experiencias que antes no existían o al menos que no movilizaban a los demás como él sí lo hizo.
Marcó nuestra adolescencia como pocos, nos aglutinaba con propuestas y desafíos distintos cada vez.
El conjunto fue una bisagra en la vida de muchos de nosotros, particularmente en la mía.
Dejó una huella profunda e imborrable en todos los que lo conocimos, con su temperamento inquieto y su carácter tan particular.
Su risa franca siempre estará en mis oídos y su hermosa voz resonará para siempre en mi corazón
.
Adiós fra Marijan, y gracias por tu entrega. Que Dios te dé la paz eterna a su lado.!
Daria Troselj

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s