Discurso del defensor Damir Plavšić en Sudamérica

Publicado por

Es para mí un honor excepcional saludarlos con el antiguo saludo croata:  Bendito sea Jesús y  María (Hvaljen Isus i Marija)
De igual modo transmitirles los saludos del Alcalde de la ciudad de Vukovar, señor Ivan Penava.

    Nosotros, dos defensores de la ciudad heroica de Vukovar aquí presentes, vinimos para agradecerles sinceramente  por todo lo que hicieron por Croacia – vuestra y nuestra patria.
    Llegamos para dar gracias porque  precisamente ustedes, los croatas de América del Sur y del mundo, a la par de los defensores, colaboraron para crear después de tantos años, una Croacia libre e independiente.

    Mientras nosotros, los defensores, luchábamos por Croacia en el frente de batalla, con  armas en las manos; ustedes queridos croatas, lucharon en otros tres frentes difíciles. Sin vuestro apoyo que nos aseguró la victoria, nosotros los defensores, tal vez  no habríamos podido crear Croacia con sus fronteras actuales.
    El primer frente en que ustedes lucharon se refiere a la organización y recolección de dinero con el cual nos compraban armamento  para la defensa de Croacia.
    El segundo frente en el que se involucraron, tal vez el más importante porque obtuvieron una gran victoria fue su persistente loby en favor del reconocimiento internacional de Croacia. Ustedes  explicaron  al mundo los sucesos que se producían en Croacia y expusieron en su patria y el mundo la verdad contra las mentiras serbias. Gracias a vuestra victoria, Croacia fue reconocida internacionalmente el 15 de enero de 1992 y eso posibilitó en gran medida que se detuviera la agresión contra Croacia.
    El tercer frente, que se prolongó más allá de la guerra,  fue continuar con la recolección de dinero y el envío de ayuda a Croacia para socorrer a cientos de miles  expulsados y con ello participaron en la reconstrucción de Croacia que se hallaba arrasada. Muchos de ustedes enviaron también donaciones para la reconstrucción de la torre de agua de Vukovar.
    Una vez más  les agradezco sinceramente en nombre de todos los defensores croatas y del pueblo croata.

    Mi nombre es Damir Plavšić , nacido en Vukovar en 1969. Cuando se inició la guerra yo estudiaba en Zagreb en la Facultad de Veterinaria. Siendo estudiante universitario no tenía obligaciones militares y no necesitaba  ir a la guerra. Sin embargo,  si bien en eso entonces (1991) yo tenía solo 21  años, en mi corazón ardía la gran llama patriótica y partí  para defender a mi ciudad natal ya toda Croacia con la convicción de entregar, si fuera necesario, mi vida  para que Croacia fuera libre e independiente.  

    Hoy les hemos expuesto en nuestra película la vida de Vukovar antes de la guerra, luego la forma en que la defendimos  durante la guerra y al final les hablamos de la Vukovar de hoy. – La misma está situada a orillas de dos ríos y  es una antigua ciudad barroca donde, en 1991, vivían 45.000 habitantes. Fue una de las ciudades industriales más desarrolladas  de la ex Yugoslavia, su población estaba compuesta por 50% croatas, 30% serbios y 20% otras nacionalidades.

    Los serbios quisieron crear una Gran Serbia cuyas fronteras alcanzarían  hasta las cercanías de Zagreb, capital croata, pero en su camino se encontraron con la pequeña ciudad de Vukovar, donde 1803 defensores croatas, solo con armamento de mano, se enfrentaron a la fuerza enemiga calculada entre 60.000 a 80.000 soldados serbios que en el ataque  a Vukovar emplearon  cientos de tanques, barcos, aviones y artillería de todos calibres.
    Nosotros, un número de 1803 defensores alcanzamos a defender Vukovar durante 88 días, rodeados totalmente. En este lapso de tiempo destruimos más de 400 tanques y vehículos blindados como también 20 aviones  y causamos grandes pérdidas  humanas al enemigo que se  calculan en 5.000 muertos y más de 10.000 soldados heridos.
    Sobre Vukovar cayeron diariamente, en promedio, 5.000 granadas de distintos calibres, que arrasaron completamente con la ciudad pero que de ninguna manera pudieron botar la torre de agua, símbolo de la defensa de la ciudad, sobre la cual  impactaron directamente 642 granadas y proyectiles de distinto calibre.
      Durante la batalla de Vukovar fueron heridos 777 defensores y perdieron la vida  879 de ellos. También murieron 1624 civiles y alrededor  de 2500 fueron heridos.  Murieron además 86 niños de los cuales 54 eran menores de 10 años y la víctima más pequeña tenía apenas 6 meses.
     Luego de la caída de Vukovar, los serbios perpetraron el mayor crimen de la historia reciente: asesinaron masivamente a los croatas  capturados y los enteraron en fosas comunes. El mayor número de muertes en estas circunstancias ocurrió en Velepromet ( alrededor de 700) y en Ovcara (162). La victima más joven  en Ovcara tenía tan solo 16 años. Fue asesinada también una mujer con 7 meses de embarazo a quien le dispararon en el vientre. En Croacia se descubrieron hasta la fecha 51 lugares de enterramiento masivo de ciudadanos croatas liquidados en la Guerra Patria.

   Para que nunca se olvide  la más grande, más sangrienta y  más importante batalla de la Guerra Patria – la batalla por Vukovar,  escribí  un libro titulado “ La Batalla de Vukovar – no llores mi querido Angel”. Allí relato como dos de nosotros, Robert Janic y yo, destruimos el primer tanque en la ciudad de Vukovar y el segundo en toda Croacia. Describo también las batallas  más sangrientas del campo de Sajmiste, donde perdieron su vida el mayor número de soldados enemigos y nuestros.  El escaso  número de los que sobrevivimos en el bando croata  fuimos heridos en promedio 1,5 veces.
       En el libro  cuento también cómo se siente un hombre joven cuando debe matar a otro hombre, cómo se siente en el momento de la rendición cuando de hombre libre se convierte en prisionero. Además relato cómo  sobreviví a las palizas diarias en tres campamentos serbios donde fui privado de la libertad. Igualmente doy cuenta del intercambio de prisioneros y la salida hacia la libertad. Mi libro concluye con la última página del diario de guerra que escribió mi padre, Ivan Zvonimir Plavsic, magister en ciencias agrícolas, a quien mataron en Ovcara junto a 162 heridos, defensores y civiles.

    Vukovar fue devuelta a la administración de  Croacia  pacíficamente en 1998. Fue proclamado un perdón general para todos los serbios que lucharon contra Croacia por todos los crímenes que cometieron contra los croatas en la Guerra Patria.
    Vukovar  es hoy una ciudad linda, reconstruida, pero su alma aún sangra dado que los criminales de guerra serbios no fueron castigados ni condenados y por el hecho de que aún estamos buscando los restos de  300 croatas asesinados y los serbios no quieren  revelar dónde enterraron sus cuerpos.

¡Que nunca se olvide!

    Hoy en Vukovar es difícil convivir con los serbios, vecinos de la ciudad que permanecen en ella y que son quienes lucharon contra nosotros y nos torturaron en los campos de concentración. Pero la parte más difícil le sucede a las mujeres que luego de la caída de Vukovar fueron torturadas y sometidas a violaciones masivas por parte de gran número de soldados serbios. Hoy cuando una de esas mujeres violadas camina por mi ciudad croata, Vukovar,  y  se encuentra cara a cara en la calle con su violador, siente miedo y vergüenza y baja la cabeza mientras su violador pasa a su lado con una sonrisa cínica en la cara, sin vergüenza y sin miedo  de que pueda ser condenado a causa del perdón general proclamado.
    Hoy en Vukovar la mitad de los policías es de nacionalidad serbia y la mayoría de ellos lucharon contra Croacia en  Vukovar, la mitad de los jueces son serbios al igual que  la mitad de los empleados en instituciones urbanas y estatales. Loa serbios envían a sus hijos a escuelas  serbias especiales en las cuales a los niños se les enseña que en Croacia se había desatado una guerra civil y no se les dice la verdad sobre la  incursión armada que Serbia perpetró en  contra de Croacia con el fin de crear  un nuevo Estado – la Gran Serbia. – Los  niños aprenden alfabeto cirílico y hablan en idioma serbio de modo que  no es posible la integración de esos niños al estado croata, lo que es un absurdo y un caso único en todo el  mundo.

   Nosotros, los croatas hemos pasado por un difícil calvario después de 1945 y  recientemente en 1991.  Mataron  a cientos de miles de  nuestros muchachos, pero todo ese enorme sacrificio concluyó con la defensa y la creación de nuestra Croacia, independiente y libre. Nosotros somos católicos y creyentes y nuestra fe nos enseña que debemos perdonar. No obstante, nunca debemos olvidar. La obligación de todos nosotros es enseñar a nuestros niños y jóvenes la historia croata para que esta tragedia  no se repita jamás.

 Gracias por haber estado esta noche con nosotros y que nuestro querido Dios los bendiga ESTIMADAS  Y ESTIMADOS CROATAS

Damir Plavšić
Defensor de la heroica ciudad de Vukovar

Gracias a Gabriela Milinkovic por la corrección

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s